lunes, 20 de diciembre de 2010

Desfachatez, desvergüenza, frescura, insolencia, procacidad, atrevimiento, osadía, desparpajo... existen muchos adjetivos para calificarlo

Es difícil llegar a ser alguien, ahora, en un tiempo en que cualquier loco es adorado por las masas. Locos sin mas mérito que sus excentricidades. Locos sin talento que se consideran transgresores por copiar lo que ya se ha hecho antes. Locos, cuya fama empieza a emitir destellos que auguran el fin. Si, el fin, pero en realidad algo que no ha empezado... ¿puede tener fin? No, no puede. En ese caso, pienso que no será un fin, puesto que alguien volverá, dentro de años a retomarlo, otros seres, cuya esencia se repetirá a lo largo del espacio y el tiempo. En el extremo opuesto se encuentran los grandes iconos, inmutables, que ya vislumbran el "fin" de esos locos.


En cualquier caso, la palabra "originalidad" perdió su significado en el instante en que fue por primera vez articulada. Todo proviene de algo... en cualquier caso deberíamos manejar el termino "complementario", pero, ¿original? creo que eso sería un atrevimiento en los tiempos que corren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario