domingo, 16 de octubre de 2011

Iré a buscar...

Somo débiles, dependientes, vulnerables. Todo lo que nos rodea nos afecta en menor o mayor grado. Es, probablemente, el precio que pagamos por nuestra condición de seres racionales.





Y es esa dependencia la que me ataca sin cuartel. Regocijándose ante mi alma solitaria. No hay lágrimas o tristeza, solo vacío. Eres tú esa ausencia.Tus caricias abrasan mi piel, tus besos son puñales que quiebran mi cuerpo. Me pregunto por qué te pienso, ni siquiera te conozco. No puedo decir que quiera amor, porque aun no he conocido dicho sentimiento, solo se que quiero hacer de ti mi todo.

Es triste mortificarse con tu, hasta ahora, inexistente presencia. Supongo que son unos ideales más que un ser lo que persigo, ¿autorrealización?

No hay comentarios:

Publicar un comentario